Saltar al contenido
Home » Blog » Kumite: ¿cómo aplicar las técnicas del kihon y el kata en el combate real de karate?

Kumite: ¿cómo aplicar las técnicas del kihon y el kata en el combate real de karate?

kumite

Si practicas karate o quieres iniciarte en este arte marcial, seguramente has escuchado la palabra kumite.

Pero, ¿sabes qué significa, cómo se practica y por qué es importante?

En este artículo te lo explicamos todo sobre esta disciplina del karate que pone a prueba tu habilidad física y mental frente a un oponente real.

¿Qué es el kumite?

El kumite (組手) es un término japonés que significa “entrelazar las manos” o “combate”. Se refiere al enfrentamiento con un oponente o un compañero, utilizando diferentes técnicas de ataque y defensa de karate. Es la expresión final del karate, donde se aplican las técnicas aprendidas en el kihon (técnica básica) y el kata (forma).

Se practica desde los primeros meses del entrenamiento del karate y es importante para desarrollar la velocidad, la potencia, la distancia, el tiempo, la reacción, la anticipación y la estrategia. También te permite mejorar tu salud física, mental y espiritual, así como prepararte para competir en el karate deportivo.

¿Cómo se practica el kumite?

Se practica tanto individualmente como con un compañero, siguiendo un patrón preestablecido o de forma libre. El instructor muestra un movimiento preciso y lo repite de un extremo al otro del tatami (colchoneta). Los alumnos lo imitan al mismo tiempo, tratando de sincronizar su respiración y su energía con el movimiento.

El entrenamiento debe ser progresivo. Primero se realiza lentamente y con la máxima concentración para que los diferentes movimientos se asimilen bien a nivel motor. Luego se puede aumentar la velocidad, mientras se mantiene la atención y se busca constantemente mejorar el movimiento y la flexibilidad, de la manera más simple posible sin movimientos innecesarios.

Para practicarlo se necesita un equipamiento básico, que consiste en un traje o uniforme blanco llamado karategi (que consta de una chaqueta o uwagi, un pantalón o zubon y un cinturón o obi), unas zapatillas o tabi (opcional), unas protecciones para las manos o guantillas (opcional) y una botella de agua para hidratarse.

¿Qué tipos de kumite hay en el karate?

El karate tiene varios tipos de kumite, que se pueden clasificar según diferentes criterios. Algunos de estos criterios son:

  • Según su dificultad: hay kumite que son más sencillos y fáciles de aprender, como el ippon kumite (un solo ataque y un solo bloqueo con contraataque) o el sanbon kumite (tres ataques y tres bloqueos con contraataques); hay unos que son más complejos y difíciles de aprender (kumite avanzados), como el jiyu ippon kumite (un solo ataque libre y un solo bloqueo con contraataque) o el jiyu kumite (combate libre).
  • Según su objetivo: hay kumite que se centran más en el aspecto técnico del ejercicio (kumite técnicos), como el kihon kumite (aplicación de ataques sobre un compañero y defensas ante ataques de este) o el bunkai kumite (aplicación de las técnicas del kata en situaciones reales); hay otros que se centran más en el aspecto táctico del ejercicio (kumite tácticos), como el shiai kumite (combate deportivo con reglas) o el randori kumite (combate libre con contacto controlado).
  • Según su contacto: hay kumite que no permiten el contacto físico entre los competidores (kumite sin contacto), como el yakusoku kumite (combate acordado) o el sun-dome kumite (combate al punto); hay otros que permiten el contacto físico entre los competidores (kumite con contacto), como el shobu kumite (combate con contacto ligero) o el kyokushin kumite (combate con contacto pleno).

¿Cómo aplicar las técnicas del kihon y el kata en el combate real de karate?

El kihon y el kata son la base del karate, donde se aprenden y perfeccionan las técnicas de ataque y defensa. Sin embargo, para aplicar estas técnicas en el combate real de karate, se necesita algo más que la mera repetición. Se necesita comprender el principio y el propósito de cada técnica, así como adaptarla a las circunstancias y al oponente.

Algunas sugerencias para lograrlo son:

  • Practicar el kihon y el kata con atención y concentración, no solo con el cuerpo sino también con la mente. Visualizar cada movimiento como si fuera un combate real, imaginando al oponente y sus posibles reacciones.
  • Practicar el kihon y el kata con variedad y creatividad, no solo con la forma establecida sino también con modificaciones. Cambiar la dirección, la distancia, el ritmo, la velocidad, la potencia y el ángulo de cada técnica, buscando la eficacia y la sorpresa.
  • Practicar el kihon y el kata con un compañero, no solo de forma individual sino también de forma cooperativa. Aplicar las técnicas sobre un compañero y defenderse de sus ataques, buscando la precisión y el control.
  • Practicar el kihon y el kata con un oponente, no solo de forma cooperativa sino también de forma competitiva. Aplicar las técnicas sobre un oponente y defenderse de sus ataques, buscando la victoria y el respeto.

¿Qué datos curiosos hay sobre el kumite?

Es una práctica muy antigua que tiene su origen en el karate de Okinawa, una isla al sur de Japón que recibió constantes influencias de China. En Okinawa se practicaban diferentes estilos de karate, cada uno con sus propias técnicas y formas de combate. Sin embargo, no existía una forma sistemática de enseñar el combate de karate, sino que cada maestro lo transmitía a sus alumnos según su criterio.

Gichin Funakoshi kumite
Gichin Funakoshi

Fue el maestro Gichin Funakoshi, el padre del karate moderno, quien introdujo el concepto de kumite en Japón a principios del siglo XX. Funakoshi organizó las técnicas básicas de karate en secuencias ordenadas que llamó kihon, y las enseñó a sus alumnos como una forma de prepararlos para el kata y el kumite. Funakoshi también creó los primeros torneos de karate en Japón, donde se establecieron las primeras reglas del kumite.

Ha evolucionado a lo largo del tiempo, adaptándose a las necesidades y características de cada estilo de karate. Así, existen diferentes formas de practicar el kumite según el estilo que se siga, como el shotokan, el goju-ryu, el shito-ryu o el wado-ryu. Sin embargo, todos los estilos coinciden en que el kumite es la expresión final del karate y que su práctica constante es imprescindible para mejorar como karateka.

El kumite es también una disciplina olímpica desde los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, donde se disputaron dos modalidades: kumite individual (tres categorías masculinas y tres femeninas) y kumite por equipos mixtos (tres hombres y tres mujeres por equipo). Los combates duraron tres minutos para los hombres y dos minutos para las mujeres, y se otorgaron puntos según la zona golpeada y la técnica utilizada.

¿Qué esperas? COMIENZA YA A PRACTICAR KARATE

Como has visto, esta disciplina es una práctica esencial del karate que te permite poner a prueba tu habilidad física y mental frente a un oponente real. Te permite aplicar las técnicas aprendidas en el kihon y el kata, así como mejorar tu salud física, mental y espiritual. También tiene una historia y unos datos curiosos que te ayudan a conocer mejor el origen y la evolución del karate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *